El Señor con nosotros

2 Tesalonicenses 3.16

Algunos creyentes imaginan que Cristo les habla e incluso los toca, mientras que otros reaccionan exageradamente basándose en un pietismo extremo y no consideran que la presencia constante de Cristo con ellos sea importante. Aquí estudiamos la cercanía del Señor Dios en toda la Biblia, y el poder de “verle” con el ojo de la fe.

Otros sermones de la Segunda Carta del Apóstol Pablo a los Tesalonicenses

La petición de oración de Pablo
La necesidad de una fe que crezca
¡Sigue la palabra!


La Segunda Carta de Pablo a los Tesalonicenses es una fuente importante de la doctrina de los últimos tiempos (escatología). Pablo, de una manera muy especial, y bajo inspiración del Espíritu, revela aquellas cosas que acontecerán al final de los tiempos; asuntos de carácter vital para nosotros y estímulo en cuanto a la confianza y la fe; incluso, provee instrucción al respecto de la pureza de la iglesia y la actitud que se debe tomar hacia los malhechores.

Al menos dos tercios de esta segunda epístola de Pablo a los Tesalonicenses son material nuevo en comparación con la primera; el tercio restante de esta segunda epístola lo encontraremos en la primera. Así que en esta carta hay iteraciones, tanto como nuevas exhortaciones para la iglesia.

Como evidentemente es el caso de cada uno de los libros que conforman las Sagradas Escrituras, esta epístola fue inspirada por Dios, pero a diferencia de otros libros de la Biblia, esta epístola tuvo tres escritores: Pablo, y Timoteo y Silvano, dos compañeros de trabajo que estuvieron con el Apóstol de siete a nueve meses antes, en su segundo viaje misionero, cuando se fundó la iglesia de los Tesalonicenses. (Lucas también estuvo con ellos, pero para la fecha de esta carta él estaba sirviendo al Señor en otro lugar).

Escrita alrededor del año 51 d. C., tal vez sólo poco después, quizás a comienzos del 52 d. C. La carta es escrita en la ciudad de Corinto, y no en Atenas, como dice la pequeña nota al final de la epístola (no es parte de la Palabra inspirada al ser agregada siglos más tarde por alguien que no siguió la información del libro de los Hechos)

Muchos temas gloriosos hacen presencia en esta maravillosa epístola, entre ellos: cómo ver y afrontar las pruebas, la naturaleza de la gracia y cómo deben comportarse los creyentes y los obreros en el Señor. Pero sin duda alguna, lo más destacado de todo es la información sobre el regreso del Señor Jesucristo y cómo nosotros como creyentes, debemos responder ante esta magnífica y maravillosa realidad.