La guerra espiritual del alma

Romanos 6.12

Pablo personifica el pecado como un emperador que nos recluta en su ejército y nos instruye en la incredulidad y la lujuria para atarnos a su servicio. A continuación, Pablo muestra cómo podemos ser “sacados” de nuestra esclavitud para caminar con el Señor Dios.