Motivación y sinceridad

1 Corintios 9:1

Pablo prueba que are un apóstol: aquí se exponen las tareas y requisitos únicos de los apóstoles como fundamento de la iglesia. Pablo estaba motivado por su encargo que Dios le había dado, por el deseo de llegar a las almas (con un gran coste personal) y por la gran alegría de ver una cosecha.

Otros sermones de la Primera Carta del Apóstol Pablo a los Corintios

Anatema
La herejía de la libertad
La supremacía del amor
La verdadera fuente del poder


Puedes mirar las diferentes epístolas en el Nuevo Testamento e identificar una doctrina, advertencia, corrección o estímulo en particular, por la cual cada una es notable. Pero 1 Corintios se mantiene en pie por su gran alcance. Probablemente hay más temas tratados en ella que en cualquier otra epístola: la disciplina de la iglesia, la mayordomía, el amor, la santificación, el matrimonio, la Cena del Señor, y cómo interpretar la Biblia, emtre muchos otros temas de interés cristiano.

Esta carta es un testimonio del asombroso poder de Dios. Corinto estaba a 45 millas al oeste de Atenas, la capital y el centro administrativo de la época romana. Provincia de Acaya (que era la mayor parte de Grecia); Griegos, romanos y judíos vivían en Corinto, y su población era de alrededor 90.000 habitantes. Pero Corinto era una ciudad malvada, y sus costumbres inmorales y permisivas eran infames. Conocida en el mundo antiguo como ‘Corinto carnal’. También era una ciudad caracterizada por su orgullo; podríamos decir que era una “ciudad orgullosa” … orgullosa de su aprendizaje filosófico, de su estatus, de su riqueza, e incluso de sus juegos atléticos que rivalizaban con los Juegos Olímpicos. Naturalmente, un lugar así se consideraría endurecido y hostil al evangelio.

Pero Pablo llegó a Corinto, inicialmente solo, en el año 49 d.C. en su segundo viaje misionero cuando predicó en una colina muy rocosa a grandes multitudes de personas. Allí, por el poder de Dios, los corazones fueron movidos por la predicación. Cientos, creemos, pero posiblemente miles se convirtieron verdaderamente, y una gran iglesia se estableció en esta ciudaduna. A pesar de la gran oposición, Pablo fue instruido por Dios a través de una visión para permanecer en Corinto (‘Hch 18:9-10 No temas, sino habla, y no calles; porque yo estoy contigo, y ninguno pondrá sobre ti la mano para hacerte mal, porque yo tengo mucho pueblo en esta ciudad.‘) y fue así como continuó predicando en Corinto durante un año y medio.

Para el tiempo de esta epístola habían pasado cinco o seis años. Ahora bien, es cierto que existían problemas en la iglesia de Corinto; problemas que se abordan en esta primera epístola. Pero los problemas en la iglesia de Corinto no deben exagerarse. Era una iglesia maravillosa, y de hecho, muy elogiada por el apóstol. Vemos esto en los primeros versículos. Por lo tanto, no debemos asumir que las faltas que Pablo aborda eran características de toda la iglesia. La gente era muy ferviente, muy devota, y preocupados por la verdad.

¿Cuáles eran estos problemas? Había inmoralidad en la iglesia, y no había sido disciplinada. También se había desarrollado un espíritu partidista entre algunas personas, que decían: “Seguimos a este predicador”, y otros: ‘Seguimos a este otro predicador’. Unos pocos abogaban por mezclar las fiestas paganas del templo con la Cena del Señor y, desde luego, ¡tenían que ser reprendidos!

Así que Corinto representa una buena iglesia que, sin embargo, tuvo que ser corregida en ciertos asuntos. Y eso es cierto para todas las iglesias. Todos necesitamos la constante corrección e instrucción del Señor por medio de las Sagradas Escrituras.